15 junio, 2024

CONCORDIENSE HACIA CAER DROGAS DESDE SU AVIONETA EN CAMPOS DE URUGUAY

0

El avión que participo en el trafico de droga se encontraba a nombre de un personaje conocido de la ciudad de Concordia, dueño de un local de caza y pesca en Concordia, que se llamaría Silvio.

 

Una investigación de la PROCUNAR con procedimientos a cargo de Gendarmería detectó a un sospechoso y a un punto sospechado del traslado de droga desde Entre Ríos.

 Fue la lluvia narco más significativa en los últimos tiempos para la región. Esta semana, las autoridades uruguayas revelaron cómo detuvieron a 17 personas en departamentos como Canelones vinculados a la descarga por aire de 409 kilos de pasta base, con un alto potencial para transformar en cocaína y luego exportar a Europa, un lote valuado en 7 millones de dólares.

La droga, literalmente, caía del cielo: una avioneta la arrojaba en pleno vuelo a un campo en el área de Artigas. El caso, iniciado por un reporte de la DEA, la Drug Enforcement Agency americana, tenía lazos evidentes con la Argentina. Los investigadores uruguayos supusieron que esa avioneta, por su plan de vuelo evidente con una matemática de tiempo de vuelo y distancia, solo podría haber salido del país, puntualmente desde Entre Ríos.

Y así fue. En las últimas horas, tras una investigación de la la fiscal federal María Josefina Minatta, con asiento en Concepción del Uruguay y la PROCUNAR, el ala que investiga delitos de narcotráfico con su par Diego Iglesias, el juez Pablo Sero, ordenó a Gendarmería allanar un hangar y pista de aterrizaje en la zona de General Campos. En los procedimientos se encontraron documentos clave como libros y hojas de vuelo, más de 53 mil dólares, dos teléfonos satelitales y un GPS aeronáutico.

Así, con Uruguay convertido con sus puertos en un nuevo punto caliente de la exportación global de cocaína -un negocio sumamente lucrativo que convierte un kilo de tres mil dólares en treinta mil euros-, la Argentina se convierte no solo en un punto de paso, sino en un engranaje operativo del esquema. La historia es sumamente particular.

En rigor, la investigación comenzó en mayo. La Justicia uruguaya contaba con un dato clave: la matrícula de la avioneta detectada en Artigas, que estaba registrada en Argentina. Le transmitieron este dato a las autoridades argentinas, lo que inició la causa, con una doble presentación de Gendarmería y la Aduana a la Justicia federal.

Así, se detectó que la aeronave de la matrícula entregada es de la marca Cessna, modelo P120N y fue transferida el 6 de octubre del año 2020 a nombre de un hombre argentino de 49 años, dueño de un local de caza y pesca en Concordia, con un domicilio registrado en la Ruta Provincial 22 en General Campos, dedicado también en los papeles al alquiler de maquinaria, que cobra una Asignación Universal de acuerdo a datos del ANSES, con varios miles de pesos en cheques rechazados por falta de fondos. El hombre parece un viajero: sus datos de Migraciones registra 9 entradas a la Brasil, 12 a Paraguay y 98 a Uruguay, la mayoría en cuatro autos distintos.

La avioneta, se detectó, había sido ofrecida en Facebook por un comerciante a 209 mil dólares, sin comisión. Sin embargo, el valor de venta declarado a la AFIP por el hombre de Concordia fue de dos millones de pesos: el total, a cambio libre, hubiese llegado a más de 17 millones.

En el domicilio de General Campos, también, está radicada una SRL dedicada, en teoría, a la fumigación aérea. Allí fue donde ingresó Gendarmería a allanar, con un hangar pintado de verde y una pista blanda de aterrizaje de 700 metros. En este lugar, una vigilancia encubierta detectó la aeronave Cessna reportada por Uruguay, así como una Beechcraft Baron bimotor estacionada en el lugar.

También, se detectó el último viaje a Uruguay del hombre del hangar, ocurrido a mediados de enero con otros dos argentinos, también sospechosos en la causa. Se observó en una segunda vigilancia una tercera aeronave en la pista del hangar de General Campos, blanca y con bandas azules, con un supuesto ingreso ilegal. Está ligada, de acuerdo a seguimientos de redes sociales a un hombre de Canelones. Otro de los sospechosos ligados al hombre del hangar, compañero de sus viejas a Uruguay, trabaja como instructor de vuelo en una escuela bonaerense.

La avioneta Beechcraft fue encontrada en el allanamiento de Gendarmería, pero no la Cessna. La Beechcraft, sin embargo, es un cabo suelto: según información de la Fuerza Aérea Uruguaya, no posee registros migratorios hacia nuestro país en el último tiempo, lo que hace suponer que entró de forma ilegal a la Argentina. Poco después, Uruguay remitió fotos aéreas que mostraban que la Beechcraft blanca y azul también realizó las bajadas de droga en Artigas.

Así, fue incautada: el hombre del hangar se encuentra imputado junto al instructor de vuelo y otros cuatro cómplices. A quién responden, si son los dueños de la pasta base, o simples transportistas de lujo, es otro interrogante.

Fuente: Infobae    / Concordia345

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *