25 junio, 2024

Observan que no está dando resultados la compatibilidad entre los planes sociales y el trabajo rural registrado

0

En agosto último, mediante el decreto 514/2021, el Gobierno nacional apuntó a solucionar la falta de disponibilidad de mano de obra para el trabajo rural, particularmente en lo atinente a la zafra en las distintas economías regionales. El argumento estaba en la competencia de los planes sociales.

Desde el 1 de septiembre, comenzó  regir la compatibilidad que tendría vigencia por dos años, con el objetivo de seducir a los trabajadores a aceptar el registro en blanco sin perder sus beneficios sociales.

El decreto señala que “es prioritario asegurar la complementariedad entre las políticas de protección social y el acceso al trabajo registrado mediante la compatibilidad de la percepción de los beneficios de los planes y programas sociales y de empleo con el trabajo registrado en las modalidades de contratación temporarias del sector rural”.

El periodista agropecuario, Matías Longoni, en diálogo con RADIO CHAJARI observó que esa medida no está dando los resultados esperados.

Consideró que tal los datos oficiales, fracasó la idea de “tentar a quienes no querían asumir un trabajo rural, zafrero (…) muchos no querían que los contraten”, dijo en referencia a los trabajadores que temían perder la Asignación Universal por Hijo o algún otro beneficio social.

“Los ingresos complementarios no han servido para seducir a más gente a blanquearse y aceptar un trabajo registrado. Es el primer indicador del Ministerio de Trabajo sobre el trabajo registrado en el sector agropecuario. En septiembre, el primer mes donde se aplica esta complementariedad de ingresos, no ha mejorado demasiado, al contrario, ha caído respecto al último año normal, 2019, antes de la pandemia”, analizó Longoni, quien señaló que “para el productor, es un dolor de cabezas contratar una cuadrilla en negro”.

También entendió que “es una situación insólita que la gente renuncie a un trabajo en blanco para seguir cobrando un subsidio que tampoco le alcanza para vivir (…) es raro”. En el mismo sentido, consideró que “llegar al extremo de que un gobierno permita que alguien cobre un subsidio a pesar de recibir un salario, indica que está todo patas para arriba. Peor todos consideraban que era la única manera de que haya mano de obra suficiente. Todavía no se verifica eso”.

Matias Longoni

Por otra parte, observó que “hay que cambiar la lógica de que mucha gente se acostumbró a vivir de subsidios y de otras changas en negro. También tiene que ver con que los salarios son muy altos, no son buenos”.

Sobre la informalidad, manifestó que “en el agro hay 370 mil trabajadores registrados. Eso es muy poco sobre lo que se estima (un millón) (…) sobre todo en las economías zafreras, que implica actividad intensiva en determinada época del año. Es muy alto el trabajo en negro. No hay que pensar solo mal de los productores. Tenemos otros problemas, que muchos no quieren estar contratados en blanco, porque no les interesa, porque no quieren perder el subsidio o porque no quiere hacerse los controles de salud. Son muchos factores”, remarcó el periodista especializado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *