21 julio, 2024

Indec: Entre Ríos está arriba del promedio nacional en desocupación

La tasa de desocupación a nivel nacional se ubicó en el 5,4% en el tercer trimestre de 2023 y el promedio del ingreso total individual alcanzó los $184.455 en el mismo período, de acuerdo a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La tasa de actividad en el país fue del 47,3%, la de empleo del 44,7% y la de desocupación del 5,4%, según el trabajo difundido este miércoles por el organismo estadístico.

Entre Ríos supera los índices de desocupación del promedio nacional. En la provincia el desempleo afecta al 6,6% de la población, mientras que los trabajadores ocupados pero demandantes de empleo (no les alcanza con el trabajo que tienen) llegan al 13,6% y la subocupación (quienes trabajan menos de 35 horas semanales y están dispuestos a trabajar más) llega al 12,4%.

Entre Ríos tiene una población económicamente activa de 564.000 personas, de las cuales unas 527.000 están ocupadas y unas 37.000 desocupadas. Las ocupadas demandantes de empleo alcanzan unas 77.000 y subocupadas, 70.000

En los últimos años la desocupación en Entre Ríos fue variable, según informó este miércoles el Indec: en 2019 era del 7,5%; en 2020, 9,6%; en 2021, 8,1%; en 2022, 6,4%; y en los primeros tres trimestres de 2023 que fueron relevados hasta ahora, 6,6%.

Con una población económicamente activa en todo el país que suma 20,1 millones de personas, los ocupados alcanzaron los 19 millones mientras que los desocupados fueron 1,1 millones.

Dentro de ese universo, los ocupados demandantes de empleo (aquellos que trabajan pero buscan otra ocupación) alcanzaron los 2,9 millones y los subocupados (trabajan menos de 35 horas semanales y están dispuestos a trabajar más horas) fueron 2 millones.

En materia de ingresos, el promedio del total individual alcanzó los $184.455 en el tercer trimestre del año pasado, en un período en el que los varones percibieron en promedio $212.532 y las mujeres $156.774, lo que significó una brecha del 26,9%.

El 75,7% de los ingresos fueron a través de fuentes laborales, mientras que el 24,3% restante fue por no laborales.

Dentro del universo asalariado, aquellos con descuento jubilatorio fueron 8,7 millones y obtuvieron un ingreso promedio de $229.521, en tanto aquellos sin descuento jubilatorio fueron 5,1 millones con un ingreso medio de $103.755. De esta forma, la brecha entre ambos fue del 54,8%.